19 Feb 2021

Reconozcámoslo… ¡Somos unos adictos!

Así es, somos adictos. Adictos al plástico. En realidad hemos desarrollado una dependencia a este material. Las pajitas para beber, los cubiertos o vasos de un solo uso, los bastoncillos para los oídos o las bolsas de polietileno son parte de la historia tóxica que mantenemos con este. Y combatir esta contaminación requiere de un cambio radical en su uso y fabricación. Por suerte, nos guste o no, ya han tomado una decisión por nosotros: Europa ha prohibido la venta de este tipo de productos en su territorio.

Esta y otras medidas se están expandiendo por todo el planeta para intentar revertir una situación que acumula casi 500 000 toneladas de basura en los mares de la Unión Europea.

No hace mucho tiempo, los envases plásticos de un solo uso gozaban de un gran respaldo social por ser prácticos, económicos, ligeros, resistentes y fáciles de producir. No había que fregarlos ni almacenarlos. Todo eran ventajas. Pero la realidad es que esta convivencia tóxica e insostenible amenaza de gravedad la salud del medio ambiente y, por consiguiente, la nuestra.

Por eso, desde La Bolsera queremos aportar nuestro granito de arena con unos consejos prácticos para reducir el consumo de materiales plásticos en tu día a día, estés en casa o en el trabajo. Te los enumeramos:

¿Cómo reducir el consumo de plástico en tu día a día?

1. Usa botellas de agua reutilizables.
2. Evita los plásticos de un solo uso como las pajitas de las bebidas. Puedes sustituirlas por pajitas de papel o de cartón.
3. Llévate a la compra tu bolsa de tela en vez de utilizar las de plástico o, en su defecto, emplea bolsas de papel.
4. Compra más alimentos a granel y menos productos empaquetados.
5. Sustituye los tuppers de plástico por recipientes de cristal o envases de cartón.
6. Deposita los plásticos en el contenedor de reciclaje correcto.

Y si eres empresario o trabajas en oficinas, también puedes contribuir en este cambio. Mira…

¿Cómo reducir el consumo de plástico en tu empresa?

1. Enumera los residuos de plástico que haya en tu empresa e identifica las alternativas viables (en nuestra web encontrarás un montón de alternativas).
2. Trabaja con envases reutilizables o, en su defecto, envases que sean compostables o biodegradables.
3. Llévate tu propia taza para tomar café o beber agua del dispensador.
4. Dentro de lo posible, evita o reduce el número de impresiones. Los cartuchos de las impresoras también están elaborados a base de plástico.
5. Anima a tus trabajadores, proveedores y clientes a que sigan tu ejemplo.

Y te dirás: “Sí, sí. Todo esto está muy bien, pero ¿cuándo entra en vigor la prohibición de estos artículos de plástico?” La respuesta es simple, desde el 1 de enero de este año, está prohibido dar (gratuitamente o no) bolsas de plástico que no sean biodegradables, compostables o 70 % recicladas. Y en cuanto a los otros productos, tenemos hasta el 3 de julio como fecha límite para que los gobiernos nacionales adapten sus legislaciones a los establecidos por la U.E.

“¿Y entonces, significa que el plástico dejará de existir?” No, la Ley de Residuos y Suelos contaminados, que busca poner fin al consumo de plásticos de un solo uso, intenta que para 2023 quede prohibida la distribución gratuita de envases plásticos en tiendas y pretende reducir el 50 % de los residuos plásticos para 2026. Es decir, para entonces, todos los establecimientos deberán cobrar a los consumidores cualquier envase plástico.

Así que, ahora que ya sabes un poco más del tema, súmate al cambio. Hagamos de nuestro planeta un lugar mejor entre todos.

Leave a Reply