08 Mar 2021

Vivimos en un mundo de experiencias

¿Recuerdas cuando podíamos ir tranquilamente de compras o a comer con amigos a un buen restaurante? Compartir ese momento con nuestros amigos o familiares era toda una experiencia; el local, los olores, el ambiente… todo influía en la creación de ese evento.

Hoy, esto se vuelve cada día más complicado. Y no por la situación que estamos viviendo, que también, sino porque nos encontramos en un mundo cambiante, que evoluciona constantemente con las nuevas tecnologías y métodos de comunicación que hasta ahora eran impensables.

Y es que hoy ya no vamos de compras; vamos de shopping. No vamos de restaurantes, pedimos delivery. Ya no compramos películas ni cd’s, escuchamos música o vemos contenido en streaming y on demand. Un montón de palabras nuevas, raras, extravagantes que han llegado para quedarse.

Y os preguntaréis, ¿pero qué tiene que ver todo esto con el post de hoy?

¡Muchísimo! Antes, cuando nuestras experiencias estaban en los locales o en la calle, la forma que tenían los negocios de llegar a nosotros era a través de su cartelería, decoración, mobiliario o todo lo que estaba presente en ese momento.

Pero ahora, el primer contacto y por ende, la primera impresión que vas a tener de un negocio llega a través de su packaging. Porque TODO, absolutamente TODO lleva un envoltorio, un paquete, una cobertura o cualquier otra cosa que lo protege o sirve como forma de envío.

Por eso, desde La bolsera queremos aportar nuestro granito de arena y darte unos consejos sobre cómo desarrollar un buen packaging, ¡toma nota!

1. Elige un empaquetado acorde a tu producto y tu marca

Lo primero y más importante es que tu producto llegue en muy buenas condiciones. Todos sabemos que pueden producirse accidentes inesperados durante el transporte debido al gran volumen de envíos que manejan las empresas de paquetería. Y que levante la mano quien no haya recibido alguna vez un paquete un poco “mareado”.

Actualmente existen muchos tipos de formatos:

Y, si por casualidad no te encaja nada de lo que tenemos online, siempre te lo podemos fabricar a medida. Nuestro departamento de diseño se especializa en eso. Pregúntales, ¡son súper majos 😉!

Genial, ya hemos decidido cómo será el empaquetado, ¿y ahora?

2. Tu imagen es tu tarjeta de visita

Es muy importante tener tu imagen de marca bien definida. Tus colores corporativos, tu logotipo, tu lema… Son elementos muy relevantes en tu packaging.

Imaginemos que no tienes tu marca definida y necesitas crear una. Veamos qué pasos podemos seguir:

  • Elección de colores: según el tipo de producto que vayas a vender puedes utilizar unos colores u otros que identifiquen más rápidamente tu empresa. Por ejemplo, los colores verdes suelen vincularse con lo ecológico, los rojos y naranjas son más pasionales y los azules evocan tranquilidad. Los negros dan elegancia, y los blancos pureza. Haz un estudio de qué quieres transmitir con tu marca y lánzate a la aventura.
  • Diseño de logotipo: Una vez tengas clara tu paleta de colores, hay que desarrollar el logo que te diferenciará de las otras empresas. Desde nuestro departamento de diseño podemos asesorarte durante tu proceso de creación.
  • Tu lema: Muy importante también, ya que es la filosofía de tu marca. Piensa una frase pegadiza o que transmita tus valores.

3. El diseño

Ya tenemos definidos los colores, el logo, el lema… Vamos a posicionarlos en el empaquetado.

Junto con nuestros compis de diseño, que te prepararán unas maquetas muy realistas de cómo quedará el producto final, debes decidir dónde poner el logo, cuantos colores utilizar, etc.

Por cierto, ¿sabes que no cobramos nada por ayudarte durante el proceso de creación y diseño? ¡Somos así de guais! 😉
Nosotros siempre recomendamos el uso de una (1) tinta en serigrafía, aunque si quieres impresión digital a cuatro colores también podemos hacerlo. De esto hablaremos en otro post y te contaremos los pros y contras de cada técnica, ¡será muy pronto!

4. ¡A imprimir!

Por fin hemos puesto todo en marcha y ha llegado el momento de imprimir.

Pero ¿sabes qué? Que este punto me lo salto, porque en La bolsera nos encargamos de todo. No tienes que preocuparte en ningún momento de la impresión. Nosotros gestionamos todo el proceso para que tú te centres en lo realmente importante: tus clientes.


5. La recepción y la preparación

Recibes tus flamantes cajas o sobres impresos, personalizados o hechos a medida en tu casa o en tu local. Ha llegado el momento de rellenar ese packaging con el producto.

Para dar un efecto más sorprendente, te recomendamos que escribas una nota de agradecimiento o una carta personalizada a tu cliente, que vea que piensas en él.

6. El envío

Asegúrate que tu contenido llegue en perfecto estado.

Obviamente, el protagonista y quien debe destacar en primer lugar es tu producto.
Asegúrate de acolcharlo adecuadamente para que no sufra ningún desperfecto durante el viaje. En materia de seguridad, en La bolsera tenemos muchas cositas que te pueden venir genial, mira:

> Virutas de madera, papel o de celofán
> Rollos y formatos de papel burbuja
> Precintos y celos
> Relleno de porexpan y mucho más…

Y ahora que ya tienes todo preparado solo queda enviárselo a tu cliente, que seguro va a tener una experiencia inolvidable con tu paquete.

Volviendo al principio del post… ¿recuerdas que vivimos en un mundo de experiencias?

Haz que tu negocio suba al siguiente nivel con tu packaging. Nosotros nos encargamos de todo para que tu experiencia como cliente de La bolsera también sea única.

Si estás interesado nuestros artículos, ponte en contacto con nosotros o escríbenos a disseny@labolsera.com y te responderemos rápidamente. ¡Te esperamos!

Leave a Reply